TONI CASSANY

LOS PAISAJES ESPLENDOROSOS DE TONI CASSANY, por Josep Mª Cadena


El pintor geronés Toni Cassany cumple treinta años de presencia pública como artista y quiere que compartamos con él, en la Sala Rusiñol de Sant Cugat, la satisfacción que siempre ha encontrado en representar el paisaje como motivo de introspección humana. Realista como es, su inspiración nace de los constantes cambios de la naturaleza, que le sirven en primer lugar para describir lo que ve, pero que en el fondo son oportunidades para intentar entender como somos las personas que actuamos en este escenario de formas y colores. La suya es una pintura muy intesa que abarca, con una gran amplitud, la geografía ampliamente variada de nuestra tierra y nos ayuda a sentirnos miembros de una misma comunidad humana.

El mar y la montaña, los verdes y los rojos de los suelos que germinan o se preparan para hacerlo, los campos de trigo que agita el viento, los olivos que son hitos de un camino de progreso, los cielos vastísimos que con sus claridades establecen sensaciones de espiritualidad, las horas oscuras que imponen reflexiones de rectificación en relación a los errores cometidos, los girasoles y las amapolas, los almendros en flor, los pueblos con la torre elevada de la Iglesia tal un faro de guía, los cipreses en un lado de la carretera que nos avisan que todo se acaba... He aquí, manifestado en palabras que por fuerza se quedan cortas ante las formas de expressión que nos ofrece Toni Cassany, una muestra de la muy destacada paleta del pintor.

Sus cuadros exhiben la naturaleza en plena ufanía, con verdes que son un canto a la vida que continuamente se renueva, blancos que transmiten pureza y delicadez, dorados que son sinónimos de riqueza, azules que expresan ansias de elevación y rojos que remiten a la lucha con frecuencia violenta por no sucumbir, pero también detectamos la presencia humana, que se nos presenta bien integrada, como corresponde a una coexistencia inteligente a la que debemos tender.

En estos treinta años de pintura que ahora celebra, Toni Cassany ha acertado en construir una personalidad artística propia, aprovechando su pasión por las esencias del paisaje, que ha canalizado dentro de un postimpresionismo de raíces naturistas que ha dado lugar a una depurada y altamente sensible dicción. Profundamente sincero, se explica con una ajustada eficacia que, a la vez que informa, commueve.



Gerona, 1962

Toni Cassany comienza profesionalmente a pintar en el año 1998. Desde muy joven había aprendido el oficio de manos de grandes maestros. En la escuela donde estudió había buenos profesionales: Perpinyà, Fita, Julià Cutiller, Vila. De pequeño participaba en concursos de dibujo y pintura allá donde iba y los ganaba a menudo.

Sin embargo, no se decidió por esta profesión y al cabo estudió Filología Hispánica en las Universidades de Granada y Santiago de Compostela. Sus conocimientos del arte de la palabra siempre le ayudaron a la hora de entender el arte del color y de las formas. Al acabar estos estudios volvió al arte plástico. De manos de la pintora gerundense María Rosa Ferrer, Toni Cassany volvió a tornar los pinceles. Después de un primer año de intenso trabajo (1989) llegará la primera exposición individual (enero de 1990). En ella mostró lo mejor de lo que había producido: acuarelas, dibujos con tinta china y óleos. Los óleos llamaron mucho la atención del público lo cual hizo decantar a Toni hacia esa técnica, aunque nunca ha abandonado las demás. A esta exposición asistió el pintor Lluís Roura. El maestro ampurdanés le felicitó y lo animó a pintar cada día, sin desmayo. Cuando Toni lo llamó para agradecérselo, Roura lo invitó a su estudio. Este encuentro cambió la vida artística de Toni porque aquel atardecer recibió la mejor lección de pintura que nunca habría podido pedir. Fueron los minutos mejor aprovechados de toda mi carrera artística, en palabras del propio artista. Nunca más olvidaría aquella lección tan sencilla y tan importante al mismo tiempo. Años más tarde, en ocasión de la inauguración de su vigésima exposición, Toni tuvo unas palabras de recuerdo de aquella lección y se declaró discípulo del maestro ampurdanés.

A partir de aquella primera exposición de enero de 1990 fueron sucediéndose ininterrumpidamente todas las demás. Llegaron entonces años de consolidación en el oficio. Años en que además practicó nuevas facetas artísticas que le enriquecieron como artista: el diseño gráfico, la ilustración de libros y publicaciones diversas. Fruto de esta última faceta han sido dos libros ilustrados con su obra: Pobles del Baix Empordà (1998) y Retalls de premsa per al Capvespre (2006).

No ha dejado nunca de exponer. En la actualidad lleva en su haber más de veinte exposiciones individuales e innombrables colectivas. Tiene obra repartida en colecciones privadas por toda España y en varios países de Europa y América.


El crítico de arte, poeta y profesor de Literatura, Joan Mª Puigvert ha dejado escrito en el catálogo de la exposición:
Por muchas y ricas razones, la pintura de Toni Cassany es una pintura admirable.
Es una pintura poderosa, de suntuosa simplicidad, cristalizada a través de un esencial tratamiento de la luz.
Es una luz que respira, con un exceso de oxígeno y verdor. Una luz que se construye contra los perfiles. Una luz que hace existir el paisaje donde se despliega su cromatismo tierno y preciso, con una exaltación sin pompa. Con nervio y dulzura. Una luz que da fe de la realidad. Que nos da a la vez alas y aliento. Una destilación de la pupila.
Vemos cielos cerca de la tierra, vemos paisajes subyugados, pero sobre todo sentimos el enigmático magnetismo de la naturaleza brillando entre la mirada y el horizonte.
Es una pintura escrita con modulaciones musicales, con pincel rápido, intuitivo, valiente. Una pintura donde la belleza hierve. Una pintura que quiere ser una verdadera búsqueda de la verdad.
El artista es un hombre noble, y de una escrupulosa pulcritud.
Su pintura está llena de sabiduría. Admirarla es un lujo. Poseerla, un privilegio.

Ver la exposición del pintor(a): 06/2008 - El color de la luz

Ver la exposición del pintor(a): 11/2017 - 30 AÑOS DE PINTURA